Warning: Illegal string offset 'skip_featured' in /home/ideablen/public_html/kwido.com/wp-content/themes/aria/single.php on line 60

Plan de acción sobre el envejecimiento

 septiembre 11, 2013
por Javier Garcia

El envejecimiento de la población supone un reto en muchos ámbitos, por lo que la reflexión profunda sobre el cambio en la pirámide demográfica se antoja obligada. Más allá de cuestiones sociales, económicas o culturales, el aumento de la esperanza de vida supone una clara oportunidad; pero a menudo su análisis se detiene en la superficie para afrontarlo como problema.

persona mayor

De cualquier forma, el reto está planteado y en los próximos años se hará más palpable ante nosotros; por ello, las instituciones deben ser conscientes de la importancia de este cambio histórico para dar respuesta a las necesidades del conjunto de la sociedad mediante la adopción de planes específicos sobre el envejecimiento.

Es posible que las instituciones donde más claramente se vislumbra este reto (como oportunidad y como problema a partes iguales) sean los ayuntamientos. No en vano, a menudo sus estudios son realizados con mayor profundidad, tienen un trato más cercano al ciudadano y en su mayoría, cuentan con presupuestos muy ajustados para una gran cantidad de acciones necesarias. Además, el ciudadano tiende a realizar sus demandas ante el órgano gubernamental más cercano al percibirlo con mayor sensibilidad.

Bilbao

Como ejemplo, hemos recogido la experiencia de Bilbao, donde más de un 21{42375b4e2714ef72c5fc4d7e676c7408210af5bccbc5374aabaa9644cd347cc8} de población supera los 65 años, o lo que es lo mismo: casi 80.000 personas. Unas personas que demandan autonomía, alojamientos dignos, apoyo personal y participación social. En el caso de la capital vizcaína, además de mantener un área de servicios sociales para dar respuesta a estas necesidades, también se realizan estudios periódicos para conocerlas de forma concreta; dando paso a una reflexión que se traduce en distintos planes de acción y propuestas de mejora.

En su caso, las distintas leyes de servicios sociales, asignan las siguientes funciones básicas al municipio:

  • Ser punto de acceso a los servicios sociales, haciendo necesaria la información a la ciudadanía y la evaluación de la situación concreta para actuar en consecuencia.
  • Prestar servicios para facilitar la permanencia en el domicilio; ya sea paliando carencias o mejorando condiciones.
  • Fomento de la participación social y sensibilización sobre necesidades sociales.
  • Alojamiento alternativo para personas mayores que lo requieran por cualquier motivo.

servicios sociales

En los mencionados planes de acción se deben tener en cuenta situaciones generales que afectan a casos particulares; de ahí la importancia de la recogida de datos y su interpretación. En el caso del municipio vizcaíno, se tienen en cuenta variables como sexo y edad a la hora de establecer las actuaciones ya que se conocen datos relevantes como por ejemplo, que el 80{42375b4e2714ef72c5fc4d7e676c7408210af5bccbc5374aabaa9644cd347cc8} de los mayores que viven solos son mujeres.

Para responder a las necesidades concretas de los mayores, el Consistorio bilbaíno divide a estos en diferentes clasificaciones. De este modo cuenta con una información más amplia que ayuda a determinar la actuación, por ejemplo para mayores de 65 años o para mayores de 85. También se tiene en cuenta el grado de dependencia o el entorno familiar para llevar a cabo acciones en tres sentidos, en los que se llevan a cabo diferentes programas encaminados a mejorar no sólo la calidad de vida de las personas mayores; sino también su aportación positiva al conjunto de la sociedad:

  • Programas y servicios en respuesta a la necesidad de apoyo y atención para el mantenimiento de la autonomía en el propio domicilio.
  • Programas y servicios en respuesta a la necesidad de alojamiento alternativo cuando las condiciones personales o del entorno no aconsejan la continuidad en el domicilio.
  • Programas y servicios para el envejecimiento activo y la participación social.

autonomía

Generalmente se prima la permanencia de la persona mayor en el domicilio propio ya que se considera como algo beneficioso para su propio estado, aunque también es visto por las personas mayores como una ventaja importante (siendo de hecho, el servicio más demandado). Además, la saturación de los centros de día y servicios similares, así como el aumento de la población mayor y la crudeza de la crisis económica refuerzan esta posición. Sin embargo, las estrecheces económicas también obligan a una racionalización de la asistencia a domicilio; algo que gracias a sistemas de teleasistencia y otras innovaciones tecnológicas no repercute en la calidad de los mismos. Estos sistemas destacan por favorecer la permanencia de las personas en su entorno familiar y/o social evitando el desarraigo, pero también evitan ingresos innecesarios en servicios asistenciales, mantienen la autonomía del mayor, apoyan a las familias que asumen su cuidado y ofrecen una atención integral y permanente.

asistencia domiciliaria

Resulta recomendable dedicar unos minutos a conocer en profundidad los estudios publicados por el Ayuntamiento de Bilbao, que pueden encontrarse aquí. En ellos se realiza una aproximación a la situación actual de las personas mayores del municipio y se exponen los servicios prestados, para concluir con un capítulo de reflexiones y recomendaciones de gran interés.

Además de reflexión, quienes dirigen las políticas sociales deben contar con amplios conocimientos de la situación real, así como los datos históricos relativos a la demografía, atención sanitaria y otras cuestiones relevantes. Y quizá sean los ayuntamientos, las instituciones más cercanas; quienes deban asumir el diseño de los distintos planes de acción en función de las necesidades concretas, para que el conjunto institucional  y social una sus fuerzas para llevarlos a cabo, sin tensiones o disputas. ¿Qué opináis? ¿Conocéis casos ejemplares de alguna institución pública?