Nunca es tarde

     marzo 12, 2013
    por Javier Garcia

    Recientemente hemos tenido conocimiento de una noticia que nos ha recordado que verdaderamente, nunca es tarde. La buena noticia en cuestión es la decisión de un hombre de no darse por vencido, una actitud que es necesario poner en valor con los tiempos que corren.

    Emprender no tiene edad, y a mis 58 años estoy empezando un nuevo proyecto

    María Benjumea, Presidenta de Infoempleo

    Se trata de Antonio Serrano, empresario dedicado al mobiliario para exposiciones, que vió como su negocio era arrastrado por la crisis. Con 57  años y la ilusión intacta tomó la decisión de  reinventar su futuro con la empresa Mad Lab, que diseña muebles de alta calidad. Y su ejemplo no es el único. Tenemos también la historia de Carmina Barrios, que debutó en el cine con 58 años de la mano de sus famosos hijos, a quienes consiguió hacer sombra en la gran pantalla. O Yuichiro Miura, que subió la cima del monte Everest a la edad de 70 años.

    yuichiro-miura-everest

    Sus pequeños actos son una gran lección que debemos tener presente, y por ello queremos que conste en acta: nunca es tarde.

    Como pensó Fauja Singh, que empezó a correr maratones con 89 años y siguió participando en carreras oficiales diez años después. Como Harland D. Sanders, que fundó una cadena multinacional de restaurantes con 60 años. O como Joseph Stephen Kimani Nganga, quien logró liberarse de todos los miedos y críticas para entrar en primaria con 84 años. Murió en 2009 habiendo cumplido un sueño: aprender a leer y escribir.

    jospeh stephen kimani

    Estos y muchos otros nombres más cotidianos y menos famosos, nos enseñan cada día. Y no sólo la verdad de que nunca es tarde si la dicha es buena, si no también la importancia de la ilusión, el empuje y la experiencia. Sirva este post para homenajear a todos aquellos que emprenden una nueva aventura cada día. Que su ejemplo cale en nosotros.