Warning: Illegal string offset 'skip_featured' in /home/ideablen/public_html/kwido.com/wp-content/themes/aria/single.php on line 60

Envejecer sin hacerse viejo

 abril 18, 2013
por Javier Garcia

Un estudio de la Oregon State University desvela que los estadounidenses perciben la vejez no tanto con la edad de las personas, sino con qué hacen o dejan de hacer. En este sentido, la sociedad percibe como “menos ancianas” a las personas que, por ejemplo, hacen tareas domésticas como ir de compras o limpiar la casa.

madurez

Según una interesante encuesta de Pew Research Center, un 76{42375b4e2714ef72c5fc4d7e676c7408210af5bccbc5374aabaa9644cd347cc8} de los encuestados consideraban mayor a las personas que no vivían de forma independiente; mientras que sólo el 15{42375b4e2714ef72c5fc4d7e676c7408210af5bccbc5374aabaa9644cd347cc8} considera a otras personas mayores por tener nietos. En función de los datos, se podría afirmar que la vejez no viene determinada por la edad; está determinada por los hábitos que mantiene la persona. De este modo, llevar una vida activa en la vejez nos haría cumplir años sin sentirnos ni llegar a ser viejos.

Envejecer sin hacerse viejo tiene una receta de tres ingredientes fundamentales:

  1. Mantener actividades, sobre todo de ocio.
  2. Tener curiosidad, ganas de aprender.
  3. Ser positivo y no olvidar el valor de una sonrisa.

felicidad

A menudo, los hijos de los adultos más mayores refuerzan estereotipos sobre la vejez, precisamente por querer cuidarlos. Esta práctica es similar a los padres que sobreprotegen a sus hijos, quienes no son capaces de afrontar situaciones complicadas en el futuro.

Los estereotipos como necesitados, infelices, seniles o inactivos son más peligrosos de lo que puedan parecer. Según Ellen Langer, de la Universidad de Harvard, las personas somos capaces de influenciar directamente la percepción propia de otras personas, realizando cambios en lo que los rodea (más información en inglés). De este modo, un ambiente en el que el mayor sea tratado como alguien incapaz de realizar ciertas acciones, nunca será capaz de hacerlas; pero si se mantiene una visión positiva de su condición, se generará un impacto positivo en la persona mayor.

Por ello, sobre todo los hijos, debemos dejar que nuestros padres cuiden de si mismos en la medida que la salud se lo permita, empoderando su participación en las decisiones que les incumben y facilitando un estilo de vida independiente.