Brecha digital y exclusión social

     marzo 3, 2014
    por Javier Garcia

    Vivimos en un mundo cada vez más conectado, en el que continuamente nuevos aspectos de las relaciones humanas trasladan la frontera virtual. Ya no sólo es posible un mayor contacto con amigos lejanos, mantener conversaciones directas con familiares en la distancia o incluso ejercer el derecho a la participación ciudadana mediante nuevas tecnologías. Operaciones que antes era imposible hacer mediante un ordenador o un móvil se trasladan progresivamente a esos medios de forma irremediable, llegando incluso a penalizarse no emplearlos como puede ser el caso del recibo de facturas o el pago de algunos servicios.

    Este contexto, comúnmente asumido por la gran mayoría de la sociedad, queda alejado de una parte importante de la misma a la que se le niega el acceso de forma involuntaria. Las personas mayores quedan separadas del resto de la sociedad por una llamada brecha digital que les impide disfrutar de múltiples avances que sin duda pueden mejorar sus vidas, pero más aún, pueden empujarles fuera de una sociedad que por formación y hábito, corre más.

    Las tecnologías de la información y la comunicación en si mismas están para mejorar la calidad de vida de las personas desde el punto de vista social, si bien pueden hacer importantes aportaciones en otros aspectos vitales de la persona. Así, es necesario realizar un mínimo esfuerzo para garantizar que en efecto, llegan al conjunto de la sociedad. En este sentido Kwido hace accesible el uso de nuevas tecnologías para el cuidado de mayores, permitiendo un uso intuitivo que no requiere de conocimientos específicos por parte de los usuarios mayores, mientras que facilita la labor de aquellos encargados de su bienestar como cuidadores, profesionales sociosanitarios, médicos o incluso familiares.

    Con estimaciones que aseguran que en 2050 los mayores de 65 años doblarán a los menores de 15 en la Unión Europea, hacer los avances accesibles a nuestros mayores no sólo es una cuestión de justicia intergeneracional, sino también de pura necesidad social y económica. La relevancia de esta cuestión ha impulsado proyectos como SEACW (Ecosistema social para el envejecimiento, la capacitación y el bienestar) con el que se pretende lograr un envejecimiento activo y saludable, a la vez que se fomenta la extensión social de las competencias digitales.

    Ideable Solutions, además de desarrollar la plataforma de cuidado de mayores Kwido, también centra sus esfuerzos en desarrollar soluciones de accesibilidad desde nuevas tecnologías para mayores y discapacidad intelectual, apostando por un futuro sin brechas digitales y por consiguiente, más equitativo e igualitario. Porque aunque internet y los smartphones formen parte ya de nuestras vidas cotidianas, no podemos sacar de ellas a nuestros mayores.