Warning: Illegal string offset 'skip_featured' in /home/ideablen/public_html/kwido.com/wp-content/themes/aria/single.php on line 60

No al maltrato a las personas mayores

 agosto 28, 2013
By Javier Garcia

La violencia constituye uno de los mayores problemas a escala global. Impulsada por las sociedades consideradas avanzadas, donde más se practica en sus diferentes versiones; generalmente es vista como una hecho irremediable. Sin embargo acciones como la educación, las medidas disuasorias, el fomento de la ética y la reprobación de la mayoría tienen un importante poder para eliminarla.

El maltrato a los más débiles, como niños o ancianos, es una de las representaciones más bajas de violencia que puede darse. Y como tal, mayor esfuerzo debemos realizar en desterrarla. Desde el desconocimiento que se tiene desde fuera, existen algunos cambios que nos pueden alertar de que estamos ante una persona maltratada:

  • Golpes o signos de violencia.
  • Miedo, distanciamiento o desconfianza.
  • Sentimiento de inferioridad.
  • Depresión.
  • Retraimiento.
  • Señales de abandono en higiene, alimentación o vestimenta.

En el caso de las personas mayores, el número de maltratos aumenta de forma alarmante. En nuestra memoria perviven casos sangrantes y mediáticos como el ocurrido en Carmona y si bien a día de hoy existen mayores facilidades para denunciar, tampoco resulta una tarea sencilla.

Al tratarse de un tema muy sensible para la sociedad, frecuentemente los cauces administrativos no sufren trabas para atajar estos hechos; pero la principal complicación viene de la propia víctima que sufre en silencio, a lo que frecuentemente se unen el miedo, el desconocimiento o la vergüenza. Más aún si el maltrato o abuso se produce en un círculo cercano y pequeño, en el que el afecto o los lazos familiares impiden la queja. Julia Pérez de UNAF, sostiene que en círculos familiares las personas mayores ”están más expuestas a sufrir abusos, porque debido a su edad y su dependencia, son más difíciles de descubrir, pues quedan ocultas tras un silencio culpable”.

El maltrato, por norma general se manifiesta con violencia psicológica más que física. Insultos, menosprecios y ninguneos son los problemas más extendidos, pero después de los 65 años se dan también casos de agresiones, abusos sexuales e incluso ataques de carácter económico o material. Y como suele ser habitual en otras franjas de edad, las mujeres son el colectivo más desprotegido.

Para hacer frente a esta lacra, es necesario tomar conciencia de su existencia, haciéndolo visible entre ciudadanos anónimos e instituciones para el conjunto de la sociedad, especialmente para las personas mayores. Algunas situaciones de riesgo como la soledad permanente o los problemas económicos graves, deben ser tomadas como alarma contra el maltrato para tomar las medidas necesarias; empezando con la lucha contra la resignación de quienes puedan padecer violencia de cualquier tipo.

“No hay derecho a vivir los últimos años de la vida aguantando el maltrato, hay que vivirlos con dignidad, sin miedo y sin el maltratador al lado”

Mariqueta Vázquez, Presidenta de la Asociación de Mujeres por un Envejecimiento Saludable.