Warning: Illegal string offset 'skip_featured' in /home/ideablen/public_html/kwido.com/wp-content/themes/aria/single.php on line 60

Entrevista a Gabriel Liesa, fisioterapeuta

 abril 3, 2013
By Javier Garcia

Mantener una buena condición física es un aspecto muy relevante a la hora de envejecer bien, por lo que tenemos el placer de entrevistar de nuevo a un profesional como Gabriel Liesa, fisioterapeuta en el ámbito de la geriatría. Esta es una entrevista especial porque Gabriel también es asesor de Curecan, una empresa de terapia asistida con animales, sobre lo que tenemos ganas de saber más. Podéis seguirle en Twitter y en su blog (en catalán).

¡Muchas gracias por tu tiempo Gabriel!

Gabriel Liesa

¡Gracias a vosotros por la entrevista, pero sobre todo por vuestro trabajo!

Gabriel, nos gusta empezar conociendo un poquito mejor vuestra vocación. Decidido por la fisioterapia, ¿tenías claro que querías dedicarte a los más mayores? ¿Cómo ocurrió?

La verdad es que no, no lo tenía claro. Entré en la universidad con la idea de dedicarme al deporte. Por aquel entonces yo jugaba a baloncesto y veía mucha afinidad entre la fisioterapia y el deporte. Pero gracias a las prácticas de la carrera, descubrí que para mí es más gratificante mejorar o mantener la calidad de vida de mis residentes, que no recuperar de una lesión a un deportista. Y en parte tuvo mucha culpa también  mi abuela materna, con la que conviví en casa de mis padres hasta que fui de casa, y que fue la que me enseñó a tratar con la gente mayor, a respetarla, a oírla, a entenderla.

 

¿Nos explicas un poco en qué consiste tu trabajo y por qué es tan importante?

Explicándolo de forma general, nuestro trabajo consiste en mantener o mejorar la funcionalidad de nuestros mayores, ya sea tratando las posibles lesiones agudas que puedan padecer, como realizando una tabla de ejercicios de prevención de la autonomía funcional o prevención de caídas.

La necesidad de sentirse autónomo, de poder hacer las cosas por ti mismo, es una de las necesidades vitales de todo ser humano. El hecho de poder mantenerse al máximo de independiente hace que uno se sienta mejor consigo mismo y por tanto también más vital. Es un círculo virtuoso que la fisioterapia quiere mantener el máximo tiempo posible.

 

Tenemos la creencia de que es necesario acudir a la fisioterapia para paliar algún mal, pero ¿puede utilizarse como forma de prevención?

Tal y como comentaba antes, es necesario que se utilice la fisioterapia antes de cualquier lesión, púes aparte de evitarla, si aparece, nos ayudará a recuperarnos antes. Con la fisioterapia podemos prevenir des de que se produzcan caídas hasta que no nos hagamos daño en nuestra espalda. Saber dónde tenemos nuestras limitaciones, pero también saber dónde tenemos nuestros puntos fuertes y habilidades, nos hará ser más autónomos al conocer al máximo nuestro cuerpo y cómo realizar nuestras funciones vitales de la mejor manera para nuestro organismo.

 

El contacto directo con los pacientes en tu día a día es fundamental. ¿En qué medida lo consideras importante para un tratamiento exitoso?

Más que eso, es VITAL. Sin la implicación del paciente, sin la voluntad del residente (en mi caso) no es posible llegar al éxito. Según algunos estudios, el éxito de un tratamiento se debe al 50{42375b4e2714ef72c5fc4d7e676c7408210af5bccbc5374aabaa9644cd347cc8} a las técnicas y saber hacer del fisioterapeuta, y el otro 50{42375b4e2714ef72c5fc4d7e676c7408210af5bccbc5374aabaa9644cd347cc8} a cómo lo ha explicado y ha involucrado al paciente en el tratamiento y sus aspiraciones de curación.

En casos con residentes que sufren deterioro cognitivo, esta implicación hace falta buscarla con estímulos variados para desenmascararla y hacer que el residente participe. No es fácil, pero es lo que más motiva.

 

En cuanto al apoyo de los familiares, ¿trabajas para que se involucren? ¿Su implicación supone un factor de éxito para el tratamiento?

El apoyo de los familiares, así como del entorno, es necesario para no sólo el éxito del tratamiento, sino para que este se mantenga en el tiempo. En las residencias es difícil trabajar con la familia, les informamos, les damos consejos para cuando se llevan a sus familiares a comer o unos días a casa, pero el día a día no lo llevan ellos, lo llevan las gerocultoras  de la residencia, la segunda “familia” de los residentes, como las llamo yo. Por eso es muy importante que el  fisioterapeuta este con ellas, les enseñe qué puede hacer cada residente, para que ellas sigan el mismo plan de trabajo que nosotros y lo hagan extensivo las 24 horas del día.

En el caso de la fisioterapia a domicilio sí que la familia tiene un peso más que importante en el tratamiento. Serán ellos, los familiares, quienes tienen que extender el trabajo de una hora del fisioterapeuta a las 23 horas restantes del día. Lo que está claro es que para que un tratamiento tenga éxito es necesario un trabajo de equipo, y el equipo está formado por el paciente/residente, el fisioterapeuta y la familia/gerocultoras. Si una parte del equipo falla, cuesta mucho más llegar al éxito, si es que se llega.

 

Nos gustaría saber cuáles son las problemáticas que tratas con mayor frecuencia en personas mayores.

Son muy variadas. No suele haber sólo una problemática, sino que mayormente suelen haber un par o tres más relevantes. Como es lógico, vemos muchas afectaciones del aparato locomotor, sobre todo centrado en fractura de fémur o de pelvis, prótesis de cadera o de rodilla, fracturas de Colles (muñeca) a raíz de caídas. Pero también vemos afectación de cariz neurológico, como secuelas de accidentes vasculares cerebrales o enfermedad de Parkinson, etc. Y lo que vemos cada vez más es el deterioro cognitivo, reflejado en la enfermedad de Alzheimer, o las demencias de tipo vascular o la demencia por cuerpos de Lewy, que cada una de ellas tiene una sintomatología de movimiento diferentes.

 

¿Nos podrías dar alguna recomendación a tomar en cuenta para prevenir los problemas más comunes a medida que avanzamos en edad?

Al avanzar en la edad, de forma natural, biológica, se altera el aparato locomotor: la musculatura se debilita, los reflejos se ralentizan, las articulaciones pierden movilidad. Para que todo este proceso se haga más lento, lo que hay que evitar es el sedentarismo a toda costa: mantener una vida activa, caminar con amigos, ir a correr, sin esfuerzos, ir a nadar. Es muy aconsejable realizar todo tipo de actividades físicas en compañía y que no requieran grandes esfuerzos. Lo importante es mantener la actividad de nuestros músculos y articulaciones.

 

Colaboras con una organización que realiza terapias asistidas con animales, ¿podrías resumirnos los beneficios de utilizar esa ayuda?

¡¡Son muchos!!  La ventaja de trabajar con esta terapia es que la puedes adaptar al máximo a los objetivos que quieras conseguir: puedes trabajar aspectos psicológicos, motrices, sociales, funcionales…

Para mí, el gran beneficio es la interacción del animal con la persona. He visto pacientes que no seguían ninguna orden, que sólo conseguía que se movieran de forma pasiva, coger un peine y peinar a un perro, sin decirle nada, sólo por el hecho de facilitarte un peine y tener el perro al lado. Otro ejemplo es la Sra. Ernestina, que conmigo no caminaba nada y en cambio era capaz de salir de noche para dar de comer a unos gatos callejeros…Este tipo de terapia hay que vivirla.

 

Para aprovechar mejor las sesiones con animales, deben estar dirigidas por profesionales, mantenerse en el tiempo y contar con animales preparados; pero ¿crees que el simple hecho lúdico de aparecer con unos perros en una residencia ya es beneficioso para los mayores?

Seguro; beneficioso seguro que es, pero entonces tampoco le llamaremos terapia. Para que sea terapia tiene que haber un protocolo de actuación, unos objetivos, un seguimiento. Pero de todas maneras, el hecho de que aparezca alguna cosa que rompa la monotonía de una residencia, siempre será beneficioso: un perro, un gato, un niño, unas risas. Tenemos que pensar que las personas que ingresan en una residencia tienen que meter en una sola maleta toda su vida, y en ella no cabe nunca su animal de compañía, porque la residencia no lo permite. La tristeza del abandono está siempre presente, por eso, el ver un animal es motivo de alegría.

 

En tu blog sueles recomendar canciones para leer tus posts, cosa que nos gusta mucho. Nosotros tenemos otra tradición para acabar las entrevistas: recomiéndanos una película, una canción y un libro.

¡¡Caramba!! ¡¡La pregunta más difícil de toda la entrevista!! Es difícil escoger entre tanta diversidad en los tres campos, pero acepto el reto y me arriesgaré:

Como película, “Good Bye Lenin”, las peripecias de un hijo para adaptar un entorno cambiante para que su madre no sufra, excelente banda sonora.

Como canción… bufffff… “La Tieta” de Joan Manuel Serrat, un canción que describe con naturalidad, ternura y realismo como puede ser un tipo de vida y de vejez.

Y como libro, “El pintor de batallas”, de Arturo Pérez Reverte, o como un fotógrafo de guerra retirado es sorprendido por su pasado llamando a la puerta de su retiro.