Warning: Illegal string offset 'skip_featured' in /home/ideablen/public_html/kwido.com/wp-content/themes/aria/single.php on line 60

Entrevista a Blanca Mata, promotora de Lectura Fácil

 abril 10, 2013
By Javier Garcia

Nos hace mucha ilusión contar con Blanca Mata hoy, una profesional distinta a lo que acostumbramos en el blog. Ella es la culpable de llevar la lectura fácil por todo Euskadi y más allá, así que os recomendamos que no perdáis la pista a su perfil personal y LF Euskadi en Twitter.

¡Muchas gracias por tu tiempo Blanca!

 Blanca Mata

Así que lectura fácil… ¿nos explicas qué significa exactamente y en qué consiste?

Me gusta hablar de Lectura Fácil (LF) como “democracia lectora”. Esto quiere decir que como todos sabemos, leer es un placer. Pero también un derecho. El que tienen todas las personas a acceder a la literatura, la cultura, la información… Y sin embargo, no todas las que quieren leer pueden hacerlo. Se calcula que al menos un 30{42375b4e2714ef72c5fc4d7e676c7408210af5bccbc5374aabaa9644cd347cc8} de la población tiene dificultades de lectura o de comprensión. La LF por tanto es literatura, es cualquier tipo de información… adaptada con unos criterios especiales. Pueden ser libros, documentos, páginas web, etc. elaborados de forma especialmente cuidada, para ser leídos y entendidos por personas con estas dificultades.

 

Algunos textos son difíciles de leer por cualquiera, como sueles mostrar en tu página de Facebook. Pero ¿existen perfiles de personas con mayor dificultad para la comprensión lectora? ¿Cuáles son los más comunes?

Los colectivos a los que va dirigida la Lectura Fácil son muy diversos. Tienen en común que son personas con dificultades lectoras y éstas pueden ser permanentes: discapacidad intelectual, personas mayores, trastornos neuropsicológicos… o bien transitorias: inmigrantes recientes, personas en proceso de alfabetización, escolarización deficiente, analfabetos funcionales, niños y adolescentes con trastornos del aprendizaje (dislexias, etc.).

Es el caso de la tercera edad, cuando muchas personas que por problemas de senilidad, Alzheimer, deterioro cognitivo, pérdidas de memoria, etc… llegan a perder el gusto o el hábito de la lectura; no son capaces de “enfrentarse” a un libro como antes o les resulta difícil llegar a leer y entender determinada información cotidiana.

 

Igual es mucho pedir, pero ¿tienes algún consejo que podamos seguir para escribir pensando en lectura fácil?

Tú mismo has dado con la clave: “Pensar” antes de escribir. Pensar en qué queremos contar, a quién y para qué. A partir de ahí, se trata de adaptar el lenguaje (que no infantilizarlo ni banalizarlo), el contenido y su forma hasta conseguir decir lo que se quiere de la manera más sencilla y comprensible posible. Un texto de lectura fácil se caracteriza, entre otros aspectos, porque describe los acontecimientos en orden cronológico, narra historias con una sola línea argumental, da una continuidad lógica a la acción y relata acciones directas y simples, sin excesivos personajes. Con relación al lenguaje, evita palabras difíciles y términos abstractos, utilizando un lenguaje digno. Por otro lado, los textos se imprimen en un cuerpo de letra grande, se dejan márgenes e interlineados generosos, y se limita la longitud de las líneas, que se cortan según el ritmo natural del habla. Además, abundan las imágenes, que deben armonizar con el texto y facilitar la comprensión. Este es un formato que sigue criterios contrastados emanados de directrices europeas como los de la IFLA (International Federation of Library Associations and Institutions) o los de Inclusion Europe (iniciativa del ámbito de la discapacidad intelectual).

 

Confesamos que nosotros hemos conocido la lectura fácil gracias a ti, por lo cual te felicitamos y te lo agradecemos, pero en tu caso ¿cómo encontraste la lectura fácil? ¿O te encontró ella a ti?

No es extraño encontrarse con un desconocimiento absoluto sobre el tema. Yo misma, hace un año no había oído hablar de ello. Lo descubrí por casualidad, creo que me encontró ella a mí y después yo la perseguí hasta “enamorarme” de ella: de lo que supone, lo que significa para muchas personas y de las posibilidades que ofrece en muchos ámbitos. Soy periodista de formación y la lectura siempre ha sido una constante en mi vida. Me apasiona tanto como para hacer de esta iniciativa, mi proyecto vital y profesional. El poco desarrollo que en Euskadi ha tenido hasta el momento, como en muchos otros sitios (a excepción de Cataluña o de los países nórdicos donde tiene la LF su origen), me motiva mucho más a la hora de decidir difundirlo, implantarlo y desarrollarlo todo lo posible.

 

Además de la gran labor de concienciación ¿qué hacéis en Lectura Fácil Euskadi?

La labor de difusión del propio concepto y sus beneficios es fundamental. Sin que todos los agentes implicados en su desarrollo conozcan de qué hablamos, sería imposible avanzar en nada. Nuestro primer objetivo es darlo a conocer al mundo bibliotecario, editorial, literario, educativo, entidades que trabajan con los colectivos mencionados, administraciones públicas, etc… En ese sentido, la labor es intensa en base a encuentros, entrevistas, charlas, convenios de colaboración, difusión en medios de comunicación, redes sociales…

La otra parte es la de los servicios que Lectura Fácil Euskadi-Irakurketa Erraza como son: la adaptación de textos de todo tipo a LF, asesoramiento a instituciones y empresas en accesibilidad de contenidos, cursos de formación, conferencias, etc.

 

La lectura fácil puede hacer que las personas mayores se aficionen más a la lectura. ¿Qué beneficios consideras que les puede reportar esta afición?

Las experiencias con personas mayores demuestran los beneficios de hacer uso de estos materiales. Si tenemos en cuenta que este es un espectro de población que va en progresivo aumento y que hay problemas que dentro de este colectivo son muy habituales: trastornos de senilidad, demencia, Alzheimer, pérdidas de memoria y capacidad de concentración, soledad, una interacción social reducida, nivel educativo deficiente, dificultades físicas, etc… Todo ello puede suponer una pérdida del hábito o gusto por la lectura. La LF puede ayudar a recuperar esa afición como actividad cotidiana lo que conlleva: una puerta abierta a la cultura y nuevas inquietudes, una forma de aprendizaje, una mejora del nivel de comprensión lectora, estimulación de la memoria y recuperación de recuerdos, socialización y apertura a nuevos espacios de relación, mejora de la autoestima, etc.

 

¿Cómo crees que se puede fomentar la lectura entre personas mayores que no hayan descubierto ese placer?

Como se suele decir: “Nunca es tarde si la dicha es buena”. Por eso el hacer más fácil cualquier tipo de contenido escrito ya es de por sí un enganche inicial a la lectura, que después se puede traducir en que se disfrute más o menos con un libro o un periódico. La lectura compartida, en voz alta y en grupo es una de las experiencias más gratificantes en ese sentido. La experiencia de la LF en Cataluña ha supuesto que la lectura se lleve a espacios donde habitualmente no se lee, es el caso de las residencias de ancianos, los centros de día, los hospitales… Los clubs de LF son una de las herramientas más habituales para que los mayores hagan de la lectura una actividad de ocio, formativa, de conocimiento o de simple placer. Poder leer proporciona confianza y capacita a las personas para ampliar su visión del mundo y tomar las riendas de su propia vida. La lectura permite compartir ideas, pensamientos y experiencias, y crecer como seres humanos.

 

¿Consideras que la tecnología puede ayudar en este sentido? ¿Cómo?

El hacer accesible, en cuanto a los contenidos y su manejo, las nuevas tecnologías es la única manera de conseguir que las personas mayores se acerquen a ese mundo y sean partícipes de todo lo que ofrece.

Pongo el ejemplo de cantidad de información a la que estas personas, y otras muchas, no pueden acceder porque el lenguaje no está adaptado a sus necesidades de lectura y de comprensión. Las personas mayores por ejemplo, se encuentran con dificultades y obstáculos a la hora de acceder a medios de comunicación convencionales (prensa, radio, TV) por problemas de comprensión del mensaje: a internet y las nuevas tecnologías por una accesibilidad poco cuidada para ellos, a la complejidad de cierta información administrativa, bancaria, médica, judicial o de uso de la vida cotidiana. Los beneficios de la lectura fácil aplicado en estos casos, se traduciría en información y noticias en LF (como ya sucede en los países nórdicos), el uso de lenguajes sencillos para iniciarse en las TICs, el conocido como “lenguaje llano” en las Administraciones públicas como derecho de la ciudadanía a recibir una información clara y sencilla, o la adaptación de información (medicamentos, instrucciones de uso de aparatos, señalizaciones…).

 

Como siempre, nos gusta acabar con la pregunta más personal. Recomiéndanos una película, una canción y un libro.

Película: “Cinema Paradiso” de Salvatore Di Vita.

Canción: “La Maestra” de Pedro Guerra (la he convertido en la banda sonora de Lectura Fácil Euskadi ).

Libro: ….tantos…. “La sonrisa etrusca” de José Luis Sampedro.