El 90% de los mayores que viven en centros residenciales sufren depresión o deterioro cognitivo.

 diciembre 3, 2014
By Lorena
Un informe de la Sociedad Española de Psiquiatría Geriátrica (SEPG) de 2.012 aseguraba que el 90 por ciento de los mayores andaluces, unos 43.000 de los 48.000 que viven en residencias, sufren depresión, deterioro cognitivo o demencias (entre ellas el Alzheimer), mientras que entre un 10 y un 25 por ciento, unas 87.000 personas, de las que viven con sus familias sufren estas enfermedades.

De estos datos se puede deducir que la institucionalización del mayor puede funcionar como un factor que precipite o acelere el desarrollo de estas patologías.

En el estudio RESYDEM realizado por López Mogil y López Trigo (2007) acerca de la prevalencia de la demencia y el deterioro cognitivo en residencias españolas, se concluye que dos terceras partes de las personas mayores que viven en residencias de ancianos en España presentan demencia. Los resultados reflejan que existe una elevada tasa de infratratamiento de este proceso. Como conclusión, se indica la importancia de la sensibilización de los profesionales sanitarios para la identificación precoz y para conocer la existencia de tratamientos específicos para la demencia, lo cual supone un cambio radical en el abordaje de la enfermedad.

El presidente de la SEPG, profesor Titular de Psiquiatría en la Universidad de Santiago de Compostela y responsable de la Unidad de Psicogeriatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), Raimundo Mateos, ha explicado que “estos trastornos psiquiátricos han crecido considerablemente en los últimos años entre la población”.

En este sentido, el presidente se ha quejado de que la depresión, el deterioro cognitivo, las demencias y otros problemas mentales como la neurosis o la ansiedad “se atienden con tratamientos farmacológicos y sistemas sanitarios que no funcionan“, pues estos tratamientos, según ha advertido, “son de carácter genérico y no específico, no están adaptados a las circunstancias de la Tercera Edad“.

Una de las conclusiones del Consenso español de depresión en el anciano realizado por la Sociedad Española de Psicogeriatría SEPG es que la función ejecutiva es la alteración cognitiva más relevante de la depresión del anciano. La presencia de disfunción ejecutiva se relaciona con peor pronóstico y menor respuesta al tratamiento, por lo que es conveniente explorar esta sintomatología, actuación que no se realiza de forma rutinaria.

El aumento de la prevalencia del deterioro cognitivo en la población mayor y su repercusión en el nivel de independencia y calidad de vida de los mayores institucionalizados, constatados por los estudios epidemiológicos en general, justifica la necesidad de identificar precozmente tal alteración. Esto permite iniciar, lo antes posible, programas de intervención dirigidos a preservar las funciones cognitivas del anciano el máximo tiempo posible, e implementar distintas medidas de reforzamiento y ejercicio de dichas funciones, para así retrasar la dependencia, potenciar las capacidades residuales y mejorar la calidad de vida de estos ancianos.

Con Mementia, la plataforma de estimulación cognitiva de Kwido, se puede retrasar el deterioro cognitivo y mejorar los síntomas de depresión en las personas mayores utilizando las nuevas tecnologías.

Mementia está desarrollada como una plataforma multidispositivo y multiusuario, con el objetivo de reforzar las terapias y mejorar la adherencia a los tratamientos.

Así, ya sea desde tablet, pantalla táctil o pizarra digital, los mayores pueden realizar entrenamientos diseñados de forma totalmente personalizada. Mementia también permite la posibilidad de trabajar en terapias de grupo.

En cualquier caso, siempre están detrás los profesionales que van a monitorizar cómo entrenan los mayores para evaluar su rendimiento, identificar qué capacidades están sufriendo mayor deterioro, variar así su entrenamiento y mantener informado al mayor y sus familias.

Mementia posibilita a los profesionales utilizar actividades ya creadas o diseñar sus propias actividades fácilmente.